Misericordia e Iglesia

El Jubileo lleva también consigo la referencia a la indulgencia. En el Año Santo de la Misericordia ella adquiere una relevancia particular. El perdón de Dios por nuestros pecados no conoce límites. En la muerte y resurrección de Jesucristo, Dios hace evidente este amor que es capaz incluso de destruir el pecado de los hombres. Dejarse reconciliar con Dios es posible por medio del misterio pascual y de la mediación de la Iglesia. Así, entonces, Dios está siempre disponible al perdón y nunca se cansa de ofrecerlo de manera siempre nueva e inesperada. Todsos nosotros, sin embargo, vivimos la experiencia … Leer más

Consolar al triste

“Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados” (Mateo  5,5). ¡Cada una de las obras de misericordia nos interpela! No se trata de ideas o reflexiones que hay que interpretar, sino de modos muy concretos de vivir el nuevo mandamiento del Señor. Vivir las obras de misericordia no es tan complicado. Si quieres vivir la de “visitar a los enfermos” sólo tienes que pensar en una persona que conozcas y que esté enferma e irla a visitar. Si quieres vivir la de “rezar a Dios por los vivos y por los difuntos” sólo tienes que ponerte brevemente de rodillas y hacer … Leer más

Perdonar al que nos ofende

Señor ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿hasta siete veces? Le dice Jesús: No te digo hasta siete sino hasta setenta veces siete   (Mateo 18,21-22) Yo perdono… pero no olvido. Esta frase quizá la hemos escuchado más de una vez en labios de una persona que ha sufrido a causa de otro. Con frases como ésta los cristianos buscamos esquivar el compromiso evangélico de perdonar a nuestros enemigos. No nos engañemos: el Evangelio, si no duele, no es Evangelio. Perdonar al que nos ofende no es nada fácil. Sin embargo, esta obra de … Leer más

El comportamiento de Dios hacia el pecador

Delante de Dios todos hemos pecados, todos nos sentimos indignos, todos sabemos de ser sucios. El Ego destorsionado por el Pecado Original nos hace creer que esta sensación que tenemos delante de Dios nos hunde en una condición de servilismo hacia Él. Muchos intuyen que saber perdonar es algo extremadamente poderoso y precisamente por eso quieren destruir el perdon y sus pordadores porque no se sienten capaz, ellos mismos, de perdonar a causa del Ego que les sofoca. pero es una visión destorsionada. La Verdad es que Dios sabe perfectamente lo bajo en que, cada uno de nosotros puede caer … Leer más