El comportamiento de Dios hacia el pecador

bannermisericordiasmall03

Delante de Dios todos hemos pecados, todos nos sentimos indignos, todos sabemos de ser sucios.

El Ego destorsionado por el Pecado Original nos hace creer que esta sensación que tenemos delante de Dios nos hunde en una condición de servilismo hacia Él.

Muchos intuyen que saber perdonar es algo extremadamente poderoso y precisamente por eso quieren destruir el perdon y sus pordadores porque no se sienten capaz, ellos mismos, de perdonar a causa del Ego que les sofoca. pero es una visión destorsionada.

La Verdad es que Dios sabe perfectamente lo bajo en que, cada uno de nosotros puede caer y espera nuestro arrepentimiento para acogernos con los brazos abiertos dentro de Su Infinita Misericordia.

El arrepentimiento sirve para nosotros, para hacer parte de Él con la sincronía en que se mueve Su dimensión divina. La Justicia de Dios hacia las victimas de nuestros errores y pecados requiere que hagamos el primer paso pero, el resto lo hace Dios.

Abandonandonos en Él, volvemos a la Casa del Padre que es nuestra Vida y nuestra Verdadera Felicidad.

Si Dios se detuviera en la justicia dejaría de ser Dios, sería como todos los hombres que invocan respeto por la ley.

La justicia por sí misma no basta, y la experiencia enseña que apelando solamente a ella se corre el riesgo de destruirla.

Por esto Dios va más allá de la justicia con la misericordia y el perdón.

b. D. S.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios