Estamos todos conectados

bannermisericordiablog
La Iglesia vive la comunión de los Santos. Papa Francisco nos recuerda que en la Eucaristía esta comunión que es don de Dios, actúa como unión espiritual que nos une a los creyentes con los Santos y los Beatos cuyo número, en la otra dimensión, es incalculable.

A través de la Comunión estamos todos conectados en espíritu los unos a los otros en ésta dimensión y también con ellos que están en la dimensión del cielo y ellos, conjuntamente a Jesús, a María y a la Trinidad, vienen en ayuda de nuestra fragilidad.

La Madre Iglesia es capaz con su oración y su vida de encontrar la debilidad de unos con la santidad de otros. Vivir la indulgencia en el Años Santo, signifíca acercarse a la misericordia del Padre con la certeza que su perdón se extiende sobre toda la vida del creyente.

La misericordia posee un valor que sobrepasa los confines de la Iglesia. Se extiende a todas las creyencias y rompe todas las barrera que nosotros humanos, consciamente o menos hemos creado.

Misericordia no significa seguir la corriente de aquellos que por mala fe o ignorancia destorsionan el mensaje de Dios o, simplemente no creen en ello.

Misericordia significa amar al prójimo como amasimo a Cristo no obstante las diferencias que podemos tener o el daño que nos pueda hacer. Es difícil pero no imposible.

Los Santos lo han hecho.

un abrazo B.D.S.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios