Misericordia sin límites

bannermisericordiasmall03
Al pié de la Cruz, María junto a Juan, son testigos de las palabras de perdón que salen de la boca de Jesús. El perdón supremo ofrecido a quien lo ha crucificado nos muestra hasta dónde puede llegar la misericordia de Dios.

María atestigua que la Misericordia del Hijo de Dios no conoce límites y alcanza a todos sin excluir ninguno. Nosotros seres humanos tenemos la capacidad de perdonar como perdona Dios pero a causa del pecado original hacemos un exfuerzo increíble.

Nuestros sentimientos se confunden con rabia, dolor, impotencia, injusticias y todos ellos materializan propósitos de venganzas en vez que de perdón. Dios nos perdonas SIEMPRE porque sabe que somos como ciegos intentando encontrar el camino en la oscuridad y a cada obstáculo nos caemos.

El secreto está en dejarnos ayudar por Él para que nos levante y para hacerlo necesitamos admitir nuestras faltas, admitir que no somos capaces de ser como Él y, por lo tanto, necesitamos Su ayuda.

El Amor, el Perdón, son las únicas fuerzas capaces de mejorar el mundo también si no es una cuestión de “magia” si no de voluntad en el aceptar nuestra dimensión terrenal como la que es pero no por esto dejar de amar.

La fuerza del Amor lo puede todo y, al final, la verdadera vida no es ésta sino aquella de Dios donde Su Misericordia supera Su Justicia. b. D. S.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios