Acto de consagración a la Divina Misericordia

eternamisericordia
El pasado viernes 3 de junio, solemnidad del Sgdo. Corazón de Jesús, la Parroquia realizó un acto de consagración a la Divina Misericordia. Un acto sencillo y cuyo gesto consistió en pronunciar la siguiente oración que a continuación os transcribimos y que después fue colocada en el interior del corazón de la Imagen:

Señor Jesucristo, que nos has revelado el amor incondicional de Dios, Padre rico en misericordia, y con Él lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo consolador, te encomendamos el destino de todo hombre, de la Iglesia y también hoy particularmente el de nuestra Comunidad Parroquial, reconociendo cuánta necesidad de la misericordia de Dios tiene el mundo actual.

Imploramos, pues, sobre nosotros Tu Misericordia infinita, ya que eres bondad, nos justificas y jamás nos rechazas, cuando arrepentidos, nos acercamos a Tu Corazón misericordioso, Señor Jesucristo, amigo del corazón del que te busca y se abandona en ti, Tú eres nuestra paz, Tú eres nuestra Única salvación, porque fuera de tu misericordia no existe otra fuente de esperanza para el hombre.

Tú eres la serenidad en los momentos de lucha y en el mar de dudas. Tú eres el rayo brillante que ilumina el sendero de nuestra vida. Tú comprendes al alma, aunque ella permanezca callada. Tú conoces nuestras debilidades y como un buen médico nos consuelas y curas, ahorrándonos sufrimientos.

Inclínate, pues, hacia nosotros, pecadores, sana nuestra debilidad, derrota todo mal, haz que todos los miembros de nuestra Comunidad Parroquial experimentemos tu misericordia y seamos así también misericordiosos como el Padre, para que en ti, Dios uno y trino, encontremos siempre la fuente de la esperanza.

Como signo de esta consagración depositamos esta oración en esta imagen que nos recuerda el Amor que nos tienes, manifestado en tu Sagrado Corazón, trono de la misericordia, fuente de toda gracia, de cuya herida brota la vida para los pecadores y manaron los rayos de la misericordia.

Llena, pues, de amor y de misericordia, a esta porción de tu rebaño, para que vivamo en constante humildad una Fe firme y sólida para que en todo momento busquemo sólo una cosa: amarte y servirte, pues en ello encontramos nuestra misión y el camin de nuestra salvación.

Por tu dolorosa pasión y por tu gloriosa resurrección, ten misericordia de nosotros  del mundo entero. Sagrado Corazón de Jesús, haz nuestro corazón semejante al tuyo.

Amén.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios